jueves, 2 de mayo de 2013

Manuela Malasaña



Muchas personas conocerán la existencia de la calle y el barrio de Malasaña, pero probablemente no sabrán la historia y el porqué de ese nombre. Aquí intentamos explicarlo

Manuela Malasaña era una muchacha que tenía 15 años el día de la sublevación madrileña y que era bordadora de profesión. Visto así, no parece gran cosa, pero la leyenda y el mito de Manuela es tan grande que se le ha dedicado una calle y un barrio entero para ella y su memoria. Una cosa podemos tener segura de Manuela, y es que murió ese trágico día del 2 de mayo de 1808, pero dos son las teorías que hay acerca de su fin

La primera dice que Manuela estaba con su familia defendiendo el Parque de Infantería de Monteleón desde el balcón de su casa. Su padre, panadero, disparaba a los franceses mientras que Manuela y su madre le iban aportando munición hasta que una bala alcanzó y mató a la muchacha. A pesar de su muerte, el padre, con el cadáver de su hija a sus pies, siguió defendiendo el Parque.

La segunda teoría, y con la que me quedo, dista mucho de la otra. Se dice que la joven estaba en su taller de bordado ya que la dueña había prohibido a sus trabajadores salir a la calle por los disparos que se oían. Una vez que había pasado la lucha en esa zona, Manuela regresó a casa, pero por el camino se topó con dos soldados franceses. Estos, intentaron aprovecharse de ella y registrarla, a lo que Manuela reaccionó sacando una tijera del taller que llevaba y  se defendió ante los soldados, hiriendo a uno, por lo que fue fusilada en ese momento

Sea cual sea la teoría cierta, es innegable que la figura de Manuela Malasaña es digna de reconocimiento y admiración por la resistencia y bravura que opuso sobre los invasores franceses. Ella, consciente de que se jugaba la vida, quiso defender su ciudad hasta las últimas consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario