jueves, 30 de mayo de 2013

La duda de Santo Tomás


Caravaggio, al igual que numerosos artistas de diversos estilos artísticos, decidió representar la escena de la duda de Santo Tomás. El santo apóstol no creía que Jesús había resucitado, alegando que necesitaba verlo para creer. Así pues, un día que estaban reunidos los apóstoles, Jesús se apareció y se acercó al apóstol para hacerle creer su resurrección. Para ello, le hizo meter los dedos en las heridas que le habrían provocado la Pasión, haciendo así creer con seguridad al apóstol.

El artista plasma el preciso momento en el que Tomás hunde su dedo en la herida del costado para dar por comprobada la resurrección de su maestro, a lo que reacciona con una cara de incredulidad que Caravaggio refleja de una manera muy realista, destacando las arrugas que se hacen en la frente de éste. Junto a él, otros dos discípulos asisten al ''increíble'' acto.

Respecto a Jesús, observamos que se le aparece a Tomás como si acabase de llegar del sepulcro (sudario, aspecto un tanto cadavérico, pecho hundido...)


Título: La duda de Santo Tomás
Artista: Caravaggio
Estilo: Naturalismo Tenebrista / Barroco
Técnica: Óleo sobre lienzo
Dimensiones: 107 x 146 ctms
Ubicación: Neues Palais (Postdam, Alemania)
Fecha: 1601-1602

1 comentario:

  1. perdone me gustaría que pusiese usted de una puta vez il bacio di Francesco Hayez... Chema ostiaa xD

    ANONIMO jajajajajajja

    ResponderEliminar